Cómo plantar una piña paso a paso en casa

La piña es una planta tropical que no necesita muchos cuidados pero debes tener en cuenta que es originaria de América del Sur, por lo que crecerá mejor en climas tropicales o templados.

En otro post, ya os mostramos algunos trucos para plantar ajos en casa y poder utilizarlos en tus recetas de cocina. A continuación, te mostramos cómo plantar una piña para poder disfrutar de sus beneficios y su rico sabor. Solo necesitas comprar una piña que esté en su punto, ni muy verde ni muy madura: con hojas firmes y verdes, la cáscara de color entre marrón y dorado y firme al tacto. Si desprende un aroma dulce cógela que empezamos.

Pasos a seguir para plantar una piña

  1. Corta o arranca la corona de la piña con cuidado de no quitarle las hojas o la planta no crecerá bien. La corona será la raíz y debes cortar la parte del fruto que se haya quedado alrededor. Quita algunas de las hojas inferiores para que el tallo quede expuesto, lo que ayudará a que produzca mejor las raíces.
  2. Deja una semana aproximadamente el tallo al revés cerca de una ventana para que se seque y sus heridas se cierren. Pasado este tiempo, podrás plantar directamente la piña en una maceta, pero hay quien prefiere poner la corona a remojo. Para ello, selecciona un recipiente con la boca suficientemente grande para que quepa la corona de la piña y lo bastante pequeña para que se pueda sostener y no se sumerja por completo. Clava cuatro palillos alrededor del tallo lo necesario para sujetarla, justo debajo de la hojas, de manera que queden apoyados en el recipiente sumergiendo el tallo solo un par de dedos y las hojas sobresalgan por encima de la superficie.
  3. Coloca el recipiente cerca de una ventana soleada y espera a que crezcan las raíces, proceso que tardará unas cuantas semanas. Evita las temperaturas extremas para la planta de piña y cámbiale el agua cada dos o tres días para evitar la aparición de moho en la zona sumergida.
  4. Prepara una maceta de unos 25 centímetros con tierra de jardín que contenga materia orgánica para plantar la corona. La mezcla a partes iguales de fibra de coco, humus de lombriz y turba es muy recomendable. Cuando las raíces tengan unos cuantos centímetros de longitud es el momento idóneo para plantarla, ya que si lo haces antes de tiempo no agarrará bien. La base de las hojas debe quedar por encima de la tierra, presionando esta con fuerza a su alrededor.
  5. Mantén la planta perfectamente hidratada y en un ambiente templado y húmedo en el que la temperatura nocturna no baje nunca de los 18º C. Puedes sacar la planta al exterior si vives en lugares de clima templado, pero tendrás que tenerla en casa como las plantas de interior durante los meses de invierno y ponerla al lado de la ventana expuesta a la luz solar. Con regarla ligeramente una vez a la semana será suficiente y puedes pulverizarle agua para una mejor hidratación.
  6. Durante los meses de verano tendrás que fertilizar la planta de la piña con fertilizantes de solubilidad media dos veces al día. Será conveniente que vayas cambiando la planta a una maceta más grande cada cierto tiempo hasta que la trasplantes directamente al suelo. Pero cuidado con el lugar escogido, debe tener los mismos cuidados que las plantas de interior.

De dónde salen las piñas

La mayoría de las piñas no contienen semillas, por ello se cultiva a través del tallo. Esto hace que sea mucho más seguro puesto que a través de la semilla no siempre crecerá una nueva planta.

Una vez tengamos sembrada nuestra planta, las flores pueden tardar años en aparecer. Entonces, verás como un cono rojo entre las hojas que irá seguido de unas flores azules y, finalmente, vendrá el fruto, el cual tardará unos seis meses en completar su desarrollo. La piña crecerá a partir de esaflor azul elevada en el centro de la planta.

Pero hay un método más rápido si conoces a alguien que ya tenga una planta de la piña, de manera que solo tendrá que darte un retoño. Para ello, separa el retoño de la planta madre, dejando al menos uno para cuando esta muera, y plántalo en una maceta pequeña o un semillero hasta que crezca y podamos cambiarla a una maceta mayor.

Consejos para el cuidado de tu planta de la piña

A diferencia de otras plantas, la piña necesita ser abonada durante todo el año, de modo que es buena idea aportarle fertilizante o abono orgánico cada 15 días. No dejes que se seque la tierra pero tampoco la riegues en exceso y, si es posible, no la riegues con agua del grifo, sobre todo si vives en una zona de agua dura.

La época ideal para plantar la planta de la piña es en primavera, cuando la temperatura comienza a subir, así podrá crecer y fortalecerse durante los meses de calor y prepararse para los meses invernales. También es aconsejable que plantes dos piñas por si acaso alguna no llega a convertirse en una nueva planta.

Por último, aunque pienses que pueda servir como plantas de interior, para obtener piñas de un tamaño óptimo la planta debe medir 1,8 metros de alto y 1,8 metros de ancho. Y ten cuidado con la recolección de las piñas, pues su savia contiene enzimas poderosas que pueden irritar la piel.

Fuente: El Español

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *